La semana recién pasada en la provincia de Concepción se dieron cita los Gobernadores de las 16 regiones del país para trabajar en la hoja de ruta en las medidas de descentralización. Una de las conclusiones centrales fue la necesidad de la autonomía financiera y aumento de presupuesto para cumplir los programas de Gobierno.

En este primer Encuentro Nacional, que reunió a las máximas autoridades regionales del país y sus respectivos equipos, se concordó que uno de los problemas comunes que se tienen en el país es la necesidad del cambio estructural en el manejo de los presupuestos de los Gobiernos Regionales.

Así lo explicó en la oportunidad el Gobernador de Magallanes, Jorge Flies: “Dentro de las dificultades que enfrentan los gobiernos regionales, se encuentra la baja ejecución presupuestaria al momento de asumir las nuevas autoridades, cuyo mal desempeño es herencia del desaparecido cargo de Intendente, sumado al efecto pandemia y a la inflación, que se traduce en un aumento considerable en los costos de los proyectos”, afirmó. Para las regiones esta situación ha significado rehacer las licitaciones o reevaluar proyectos, lo que se traduce que al final del ejercicio 2021 existirá un saldo de caja para el programa de inversión regional. “La petición de los gobiernos regionales, consiste en que se autorice arrastrar ese remanente como saldo inicial de caja para la apertura del ejercicio presupuestario 2022”, sostiene.
En esa línea, refuerza el Gobernador Patricio Vallespin de la región de Los Lagos, se espera que el nivel central cambie su estrategia y rompa con su tradición paternalista en temas presupuestarios. “Desde el inicio de este proceso hemos visto como la visión estructurada del nivel central mantiene amarrados los presupuestos regionales, asfixiando la posibilidad de desarrollo de los planes de trabajo de cada Gobernador y sus equipos. Estamos atentos y esperamos que exista una mayor flexibilidad presupuestaria para el próximo año. El ministro de Hacienda ha expresado su voluntad y hemos trabajado con la directora de la Dipres y esperamos que eso traiga como resultado lo que todos vemos como necesario. Hablamos de mayor libertad para los gobiernos regionales. En esa misma lógica, vamos a navegar dentro de los márgenes legales que corresponden y con la máxima eficiencia, para eso contamos con equipos experimentados y un plan estratégico”.


También para su par de la región de Ñuble, Oscar Crisóstomo, hay una expectativa importante de lo que pueda resultar de la reunión de hoy. “En nuestra región recibimos, hace dos meses, una ejecución presupuestaria cercana al 9%, lo cual es improcedente y deja mucho que decir de la forma de trabajo que se tenía. Para resolver esto, es necesario la voluntad de todos los actores políticos, especialmente del Ejecutivo. No es posible que estemos cargando con una mochila heredada de una gestión anterior”, afirmó el Gobernador.


Finalmente, la Gobernadora Regional de Aysén, Andrea Macías Palma, reforzó los obstáculos que presentan las trabas administrativas desde el Ministerio de Hacienda. “Han intentado operar como una especie de tutor de los Gobiernos Regionales y la realización de sus gastos. Frente a esta situación es importante recordar que es la propia ley de Gobiernos Regionales, que en su artículo 69 establece que los recursos que corresponden al FNDR son parte del patrimonio del Gobierno Regional, por tanto no procede estar supeditados a la decisión central. El llamado al Gobierno es otorgar todas las facilidades necesarias y avanzar en una autonomía al igual como sucede con los Municipios, así como también el aumento necesario de presupuesto para que se puedan cumplir nuestros programas de Gobierno para el 2022”.

By admin